Śrīvatsa, un antiguo símbolo auspicioso

La India antigua está llena de símbolos de fortuna y poder. Aunque hay algunos de ellos muy famosos como el svastika o el cakra, me gustaría introducir el śrīvatsa, un símbolo enormemente auspicioso que está presente en India por lo menos desde el surgimiento del jainismo y el budismo. Su nombre significa literalmente “El amado (vatsa) de Śrī”, aunque también puede significar “El hijo pequeño (vatsa) de Śrī”. Śrī es nada menos que la deidad de la fortuna, la prosperidad y la belleza, conocida en sánscrito como Śrī Lakṣmī, llamada por los antiguos budistas Sirī Lakkhī, y por los jainas Sirī Lacchī, y considerada en el hinduismo como consorte de Viṣṇu. La forma de este símbolo es muy peculiar. Asemeja un motivo vegetal con cuatro extremidades que terminan en espirales. En la parte superior destaca una punta, que a veces toma la forma de un pez. Su figura entera parece sugerir una forma humana abstracta, lo que ha llevado a algunos investigadores a argumentar que este símbolo representa al “hijo pequeño” de Śrī, aunque no hay ninguna información en los textos antiguos que nos indiquen esto. En algunas representaciones se asemeja más a una flor de cuatro pétalos. También se conoce como Śrīvatsa al nudo infinito, uno de los símbolos auspiciosos dentro del budismo tibetano.

El Śrīvatsa aparece en numerosos sitios en el arte de India, ya sea hinduista, budista o jaina, así como en las representaciones del culto dirigido a las deidades menores conocidas como yakṣas. Podemos encontrarlo en todo tipo de objetos como monedas y sellos, así como en sitios arquitectónicos como stūpas budistas, templos y monasterios. Su carga enormemente auspiciosa hace que aparezca en el pecho de algunos tīrthaṅkaras jainas, como una gema en el pecho de Viṣṇu, y como la parte central del símbolo de la Triple Gema budista o triratna.

Un texto sánscrito titulado Śrīpraśna explica que tras surgir del océano cósmico Lakṣmī hizo su morada en el interior del Śrīvatsa, y que a partir de entonces habita allí. Por lo tanto recomienda que se debe adorar a Lakṣmī en la figura del Śrīvatsa. Siendo Śrī Lakṣmī una deidad adorada desde la antigüedad por budistas, jainas e hinduistas por igual, el Śrīvatsa funciona como un puente que une estas tres tradiciones, un símbolo de la buena fortuna que subyace en todas ellas.

⊗⊕⊗⊕⊗⊕⊗⊕

Shrivatsa, un antiguo símbolo auspicioso

āyuṣyaṃ te / “Que tengas salud y vitalidad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: